Lo primero que hay que hacer

hands-1234037_1280Es cierto que cada vez que se impulsa la creación de un nuevo gobierno para la nación, la propia expectación nos crea ilusiones y nos acerca a la posibilidad de ir arreglando (“ya era hora”, decimos) lo que está mal. Pero mientras eso ocurre, y siempre va para largo, lo que nos hace reflexionar es que somos nosotros los que, sin esperar más, podemos ir haciendo cosas sobre la marcha, desde ayer o antes de ayer, porque siempre hay prioridades y porque hay que dejar sitio a la vida, la que nace, por favor y por supuesto, pero también a la que vemos cómo se deteriora.

Lo primero que hay que hacer es atender nuestro entorno inmediato, nuestra propia familia, hijos, nietos y especialmente padres. Si hay tiempo, se puede hacer algún tipo de voluntariado que nos llene, siempre relacionado con las personas. Hemos echado un vistazo y hay muchas fundaciones y asociaciones en nuestro país, que está formado por una población bastante envejecida que se encuentra con dos problemas vitales: decrepitud (donde se alojan un montón de enfermedades) y soledad (aislamiento), causas ya esenciales y verídicas de la exclusión social. Ayuda (medicamentos, visitas asistenciales y médicas), acompañamiento en hogar, en residencia o en hospital, conversación (con una escucha activa), paseos, lectura en voz alta, manejo de aparatos personales y domésticos…
Es fundamental que existan muchos voluntarios, pero quizás sea más importante que tales voluntarios estén lo mejor formados posible, en cuanto a humanismo, dotes psicológicas, profesionalidad en determinados casos y, desde luego, discreción, muchísimo respeto y disposición, afecto, llaneza, buen ánimo y voluntad, constancia, espíritu de sacrificio, versatilidad (ya que se trata de poner en valor y dinamismo lo que se entiende por voluntarismo –la voluntad por delante y más allá del propio intelecto-). Consideramos que no debemos citar contactos desde estas líneas, pues abunda información y amistades.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *