Alacant, ciudad sumisa

descarga

Presumes de imponente castillo(s), de playas y puerto y de un clima cada vez más tropical. Has copiado con nota fiestas de otros lares y enarbolas el estandarte administrativo de capital de una provincia que en realidad tiene muchas capitales. Te mantienes firme en tu órbita de ciudad importante en un mapa que muchas veces te ignora porque tienes pocos abogados que te defiendan. Siento ser dulcemente cruel pero no tengo más remedio que ponerme frente a ti y confesarte, en voz baja y envueltos en penumbra, que lo tienes difícil para ser lo que pretendes.

Por mucho que te empeñes todo está en tu contra. No tienes suerte y lo sabes. Los guías que han elegido los ciudadanos para que alcances el Olimpo de las ciudades más importantes de España no saben qué hacer para conseguirlo. Y no son los únicos, los últimos. Llevamos años de historia municipal y de otras huertas de la actividad política, en el dique seco. No ha habido ni hay fuerza ni influencia para lanzarte al estrellato. Tus administradores se entretienen en juegos domésticos que sólo les beneficia a ellos. Están más pendientes de su imagen pública que de la tuya.

Es lamentable pero es la pura realidad. Eres una ciudad que siempre ha prometido. Has estado en todas las quinielas para ser lo que no eres. Te han querido maquillar de guapa escondiendo los defectos debajo de invisibles alfombras. Hueles mal y tus calles se han acostumbrado a la compañía de una suciedad que nadie parece entender ni evitar. Tus encantos, que los tienes, se nublan cada vez que la mediocridad amamanta el día a día de tu historia inmediata. Lo cotidiano se viste de dejadez y ya parece imposible salir de una espiral de olvidos y carencias.

Eres el foco de atención de muchas miradas que se adaptan a la inercia de los que te administran. Creo que todos tenemos la culpa de tu desgracia y oscuridad. Puede que lo que eres sea suficiente y no necesites más. Triste. Podrías ser el faro más emblemático de una comunidad autónoma escasa en liderazgos. Tienes los potenciales adecuados para romper barreras y atraer a miles de entusiastas de un Mediterráneo que te mima.

 

Publicado en elmundo.es el 15 de marzo de 2016

Esta entrada fue publicada en Café Central y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *